Lo que ahora se conoce como el Programa SAT es fruto de un largo proceso de desarrollo nacido en Berkley en los años 70, como un intento de síntesis entre las ideas y prácticas del “cuarto camino”, los aportes de la tradición terapéutica y la meditación budista.

En sus comienzos fue dirigido a un grupo de “personas buscadoras” interesadas en su evolución interior personal, y con el tiempo fue adquiriendo popularidad en el ámbito de la psicoterapia, dándose a conocer en diversos países europeos y americanos como una especialización en la formación de terapeutas. Después de más de treinta años de experiencia y maduración empezó a florecer y a promocionarse en el ámbito educativo, sobre todo por el gran entusiasmo que expresaban las educadores que habían participado en el mismo y se mostraban convencidos, por la experiencia que habían vivido, de que el Programa SAT podía ser una buena herramienta para mejorar la calidad de la educación.

Actualmente se imparte en un formato de módulos, uno por año, que constituyen, en su conjunto, un proceso progresivo de revisión, reconciliación e integración de nuestros “tres cerebros”, el instintivo, el afectivo y el cognitivo. Y tiene como propósito cultivar y desarrollar una actitud más auténtica y amorosa hacia uno mismo, hacia el otro y hacia el mundo.

El SAT está organizado en un taller introductorio y 4 módulos intensivos de trabajo de autoconocimiento. Estos 4 módulos vivenciales tienen una duración de 9 días en modalidad internado. El trabajo es dirigido por  equipos específicamente diseñados por Claudio Naranjo, o por él mismo. Los contenidos principales de estos módulos son:

Taller de Eneagrama – Introducción a la Psicología de los Eneatipos

Primera aproximación a la comprensión del eneagrama y los eneatipos.

 SAT I


En este módulo se profundiza en la Psicología de los Eneatipos a través de la teoría de los instintos y del reconocimiento de los aspectos caracterológicos en relación a los subtipos.

Se introduce el estudio y la práctica de las virtudes como una actitud, al sanar y disciplinar la fuerza de las pasiones.

 A través de ejercicios interpersonales se trabajan el desarrollo de la presencia, la habilitad de escuchar y la observación compartida del pensamiento.

 La práctica de la meditación se inicia con la enseñanza de Vipassana, la más antigua tradición budista.

SAT II

En relación a la Psicología de los Eneatipos, se profundiza en la comprensión de las fijaciones a través del estudio de las ideas irracionales y las distorsiones cognitivas. Se da continuidad a la práctica de las virtudes por el cambio de la conducta pasional. Con ejercicios interpersonales se pone énfasis en la observación de los rasgos de la personalidad.

Se introduce la enseñanza Budismo Mahayana y la práctica del “no hacer” como preparación hacia una observación más sutil de la mente, más allá de los fenómenos mentales. Mediante el trabajo de la relación con las figuras parentales se profundiza en la formación del carácter en la infancia.

SAT III

En el tercer módulo se profundiza en el origen psico-espiritual del sufrimiento. Se profundiza el estudio de las pasiones como modos de experimentar y superar la “carencia de ser”. Se continúa el trabajo de auto-conocimiento a través de la capacidad de estar en una relación de ayuda, con la intervención de profesionales que facilitan la comprensión de los obstáculos interpersonales a la luz de los rasgos caracterológicos y cómo éstos impiden una relación amorosa con el otro.

 La enseñanza de la meditación se centra en la tradición Vajrayana y la práctica del Budismo Tibetano.

 Completa el proceso del SAT III un trabajo de regresión a la experiencia peri-natal que permite la vivencia de un renacimiento espiritual hacia un estado de conciencia superior.